“¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad, y ved si hay dolor como mi dolor que me ha venido; porque Jehová me ha angustiado en

*Meditación**”¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad, y ved si hay dolor como mi dolor que me ha venido; porque Jehová me ha angustiado en el día de su ardiente furor.”* (Lamentaciones 1:12)    Algunas veces cuando estoy sentado en la Cena del Señor, me pregunto: “¿Qué me sucede? ¿Cómo puedo sentarme aquí y contemplar la pasión del Salvador sin deshacerme en lágrimas?”   Un poeta desconocido afrontó las mismas preguntas; escribió:¿Soy una piedra, y no un hombre, que puedo estar, / Oh Cristo, bajo Tu cruz, y gota a gota contar, / La pérdida lenta de Tu sangre, y sin embargo no llorar? / No así el sol y la luna, que bajo el cielo oscuro, / Sus rostros quieren esconder, mientras la tierra se convulsiona / Y se queja; sólo yo impasible e imperturbable puedo ver. / Gran Dios, así no deseo ser, ni la ira que Él llevó conocer, / ¡Oh Señor, Te imploro, vuélvete y mírame una vez más, / Y hiere esta roca, mi corazón.   Un hermano contaba la siguiente historia: “Admiro a aquellas almas sensibles que se conmueven tanto con los sufrimientos del Redentor agonizante que rompen a llorar. Me acuerdo de mi peluquero cristiano, Ralph Ruocco. Con frecuencia cuando me atendía, me hablaba de la agonía que padeció el Salvador. Entonces, con lágrimas que caían sobre el peinador me decía: ‘No sé por qué quiso morir por mí. Soy tan miserable y sin embargo, Él llevó el castigo de mis pecados en Su cuerpo sobre la Cruz’ ”.   Pienso en la mujer pecadora que lavó los pies del Salvador con sus lágrimas, los enjugó con sus cabellos, los besó, y los ungió con perfume (Lc. 7:38). Aunque vivía al otro lado de la Cruz, fue más perceptiva y sensible emocionalmente que yo con todo mi conocimiento superior y privilegio.   ¿Por qué soy como un bloque de hielo? ¿Es que he crecido en una cultura donde se considera que llorar es impropio del hombre? Si es así, desearía no haber conocido esa cultura. No es una desgracia llorar a la sombra del Calvario; la desgracia está en no hacerlo.   Con las palabras de Jeremías, de hoy en adelante debo orar: “¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche!” (Jer. 9:1); es decir, llorar por los sufrimientos y muerte que mis pecados trajeron al Salvador sin pecado.   Señor, ¡líbrame de ser un cristiano de ojos secos!

Usamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.
0
    0
    Carrito
    Su carro está vacíoRetornar a la tienda
      Apply Coupon
      Unavailable Coupons
      descto bsemilla Get 10% off 10%OFF en Buena Semilla hasta agotar stock compras 10 o mas
      descto bsemilla1 Get 10% off 10%OFF en Buena Semilla hasta agotar stock compras 10 o mas
      descto creced Get 25% off 25%OFF en Libros Creced - Enero 31 o hasta agotar stock
      ofdic10 Get 10% off 10%OFF en su compra
      oferta2022 Get 50% off 50%OFF Libros Creced y Usados
      Hello User

      Join Our Newsletter

      Subscribe to the CiyaShop mailing list to receive updates on new arrivals, special offers and other discount information.