Loading...

“Ese mismo día salió Jesús de la casa y se sentó a la orilla del mar. Y se congregaron junto a Él grandes multitudes, por lo que subió a una barca y se sentó; y toda la multitud estaba de pie en la playa.” (Mateo 13:1.2)

Meditación

Ese mismo día salió Jesús de la casa y se sentó a la orilla del mar. Y se congregaron junto a Él grandes multitudes, por lo que subió a una barca y se sentó; y toda la multitud estaba de pie en la playa.” (Mateo 13:1.2)

1. Cuándo lo predicó: Aquel mismo día (v. 1). ¡Tan infatigable era el Señor en hacer el bien! Cristo estaba a favor del mensaje matutino lo mismo que del vespertino. Un mensaje de la tarde, si es bien escuchado, lejos de hacer olvidar el mensaje de la mañana, lo fijará mejor, y remachará el clavo con mayor firmeza en su sitio apropiado. Aunque Cristo había encontrado mucha oposición, perturbación e interrupción durante la mañana, no por eso dejó de proseguir su obra; y en la última parte del día, no leemos que encontrase tantas cosas desalentadoras. Quienes en el servicio de Dios atraviesan con celo y coraje por dificultades, hallan con frecuencia que dichas dificultades no vuelven a ocurrir en la medida que ellos temían. Resistamos firmes ante ellas, y huirán delante de nosotros. Predicando a tiempo y fuera de tiempo, es decir, “siempre”.

2. A quiénes lo predicó: Acudió a Él mucha gente (v. 2), para escucharle. A veces, hay mayor poder en el mensaje cuando hay menor pompa en las circunstancias que lo rodean. Cuando Jesús se sentó junto al mar, acudió a Él mucha gente. Estas multitudes estaban de pie para verle mejor, y atentas a su predicación. Donde está el rey, allí está la corte; donde está Cristo, allí esta la Iglesia, aunque sea a la orilla del mar. Quienes deseen sacar provecho de Su palabra, han de estar dispuestos a ir a donde la palabra se traslade; cuando el Arca se trasladaba en el desierto, todo el pueblo se trasladaba con ella.

3. Dónde lo predicó: Junto al mar. Salió de la casa, pues no había en ella lugar para tanto auditorio, al aire libre. Así como no tenía casa propia en que vivir, tampoco tenía capilla propia donde predicar. Con esto nos enseña, en cuanto a las circunstancias externas del culto, a no codiciar lugares elegantes y majestuosos, sino a sacar todo el provecho posible de las ventajas y conveniencias que Dios nos haya concedido en Su sabia providencia. Cuando Cristo nació, fue apretujado en un establo; ahora, junto al mar, en la misma costa, adonde toda la gente podía acercarse a Él libremente. Su púlpito fue una barca; con SU sola presencia dignificaba y consagraba cualquier lugar; que no se avergüencen, pues, quienes predican a Cristo, aunque tengan que predicar en lugares sin suntuosidades ni conveniencias.

4. Qué mensaje predicó: Les habló muchas cosas (v. 3). De seguro, muchas más de las que aquí se nos refieren. De seguro verdades de consecuencias eternas.

5. Cómo lo predicó: En parábolas. Era (y es) un modo de enseñar muy corriente y muy provechoso, a la vez que muy agradable de escuchar y fácil de recordar. Tiene sobre las demás ilustraciones la ventaja de comportar en sí misma el mensaje, mientras que algunas historias y anécdotas, aunque se recuerden bien, no están tan conectadas con el mensaje como las parábolas. Nuestro Salvador las usó muchísimo, condescendiendo así con la capacidad, el lenguaje y las disposiciones internas del pueblo.

Como el sembrador, el predicador ha de ser diligente. No debe dejar de esforzarse; tiene que utilizar todos los medios a su alcance para hacer prosperar su obra; tiene que sembrar “junto a todas las aguas” pacientemente, y “sembrar con esperanza”; tiene que instar “a tiempo y fuera de tiempo”; no debe desalentarse por los problemas y las desilusiones pues: “El que al viento observa, no sembrará”

Dejemos que estas cosas penetren profundamente en nuestros corazones. Ser un verdadero ministro de la Palabra de Dios no es cualquier cosa. Es muy fácil ser un obrero de la Iglesia perezoso y ritual; ser un sembrador fiel es muy duro. Deberíamos recordar de manera especial a los predicadores en nuestras oraciones.

Pablo, siendo un gran predicador, un gran apóstol, les escribió a los colosenses diciéndoles lo siguiente:

“Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso, para que lo manifieste como debo hablar.” (Col.4:2-4)

Usamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.
0
    0
    Carrito
    Su carro está vacíoRetornar a la tienda
      Apply Coupon
      Unavailable Coupons
      descto bsemilla Get 10% off 10%OFF en Buena Semilla hasta agotar stock compras 10 o mas
      descto bsemilla1 Get 10% off 10%OFF en Buena Semilla hasta agotar stock compras 10 o mas
      descto creced Get 25% off 25%OFF en Libros Creced - Enero 31 o hasta agotar stock
      descto usados Get 15% off 15%OFF en libros usados. Válido Nov2021 o hasta agotar stock
      ofdic10 Get 10% off 10%OFF en su compra
      Hello User

      Join Our Newsletter

      Subscribe to the CiyaShop mailing list to receive updates on new arrivals, special offers and other discount information.